Mas

Una innovación en los recientes BMW que desafían su tradicional línea

BMW ha mostrado a lo largo de su rica historia ser una manufactura de costumbres. La entidad de Múnich retiene muchos rasgos estéticos que se han heredado de generación en generación, preservando su carácter a través de ligeras remodelaciones que, si bien incluían algunas variaciones, conservaban su espíritu inconfundible. Tal es el caso de la célebre curva Hofmeister o la polémica parrilla frontal de doble riñón.

No obstante, existen otros rasgos que se están alterando en los recientes BMW y que desafían su herencia distintiva. Asistimos a su implementación en las más recientes introducciones de la marca, como es el caso de la flamante generación del BMW Serie 1. Son matices en el diseño que podrían considerarse como cambios ligeros. Sin embargo, la realidad es que representan una auténtica ruptura para los germanos en términos de estilo.

El distintivo M se traslada a un nuevo espacio

modificaciones actuales BMW

Esta modificación se observa en la reconocida insignia M que distingue a las variantes más potentes de la empresa, abarcando tanto los BMW M como los M Performance. Consiste en el distintivo que antes se colocaba en el área frontal de dichos modelos, puntualmente sobre la rejilla delantera. Sin embargo, el modelo BMW Serie 2 Coupé de la edición M240i ya ha prescindido de situarla en este lugar.

El distintivo ha sido desplazado hacia la región inferior frontal, en específico al área de la rejilla baja del paragolpes, donde se halla la toma de aire para el radiador. Tal como pudo confirmar Motor1 luego de dialogarlo con representantes de BMW, la determinación de mover la insignia M obedece a un criterio de unificación en su posición globalmente, ya que en China dicha insignia ya se localizaba en la parte inferior del paragolpes, y se prevé que esta normativa será aplicada habitualmente a partir de ahora.

To Top