Mas

El relato secreto del Peugeot 205 GTI más salvaje que, incluso, necesitaba aprobación

Aquellos que ya tienen canas recuerdan con gran nostalgia la década de los 80. Fueron años de cambios significativos, en particular en España con la consolidación del régimen democrático, la entrada en la Unión Europea, la Movida… Y también en el resto de un mundo dividido en dos bloques que se acercaba a su final. Uno de los automóviles que evoca directamente esa época es el Peugeot 205 GTI. Pero pocos saben que existió una variante tan impresionante que requería aprobación.

En esos años, la palabra en boca de todos los aficionados al motor era: turbo. Los utilitarios deportivos estaban de moda y coches como:

  • Ford Fiesta XR2
  • Fiat Uno Turbo
  • Volkswagen Golf GTI
  • Opel Kadett GSI

Peugeot quiso unirse a la tendencia creando una versión de su 205 GTI con más potencia. Para lograrlo, produjo un conjunto de potenciación en colaboración con Peugeot Talbot Sport.

El relato secreto del Peugeot 205 GTI más salvaje que, incluso, necesitaba aprobación

Peugeot 205 GTI bestia homologación

Es necesario retroceder a 1984. Peugeot lanzó ese año la versión GTI del 205. Un modelo que llegó justo cuando más lo necesitaba la marca francesa, afectada por una profunda crisis económica que arrastraba desde la década de los 70. Sin embargo, los primeros meses de vida del 205 GTI no fueron tan exitosos como la firma había previsto.

El propulsor de 1.6 litros y 105 CV movía con agilidad al Peugeot 205 GTI. Sin embargo, se quedaba rezagado en comparación con otros modelos que estaban dominando el mercado, como el Golf GTI o el Renault Supercinco GT Turbo. Por tanto, en Sochaux decidieron desarrollar una versión más potente, dotada de un motor más grande. El inconveniente radicaba en que los ingenieros de la marca francesa necesitaban tiempo para realizar el trabajo, al menos dos años. Sin embargo, Peugeot no podía esperar tanto.

Peugeot Talbot Sport

La solución surgió de la mano de Peugeot Talbot Sport. La división de competición de la marca francesa diseñó un kit de potenciación llamado PTS 125, desarrollado por el preparador de coches de competición Danielson en Magny-Cours. El kit aumentaba la potencia del motor de 1.6 litros hasta los 125 CV (de ahí el nombre) y se ofrecía como opción a los clientes que deseaban un 205 GTI más radical.

Para aumentar la potencia, los ingenieros introdujeron algunas modificaciones e incluyeron una culata y un árbol de levas con válvulas más grandes que permitían incrementar el índice de compresión, así como optimizar los conductos de admisión y escape. Con sus 125 CV a 6.900 revoluciones por minuto y 140 Nm de par a partir de las 4.800 rpm, el 205 PTS 125 era capaz de alcanzar los 205 km/h y realizar el 0 a 100 km/h en 8,5 segundos.

Peugeot ofreció el Kit PTS 125 entre 1984 y 1986 y los clientes que lo deseaban debían realizar la instalación en un taller aprobado. Es decir, el coche no venía con el kit instalado de fábrica. Según algunas estimaciones, se fabricaron aproximadamente 18.000 unidades, aunque no hay constancia de la cifra exacta. En 1986 llegó una versión mejorada del 205 GTI, con 115 CV y, finalmente, el 1.9 litros con 130 CV.

To Top