Mas

Por qué la diferencia de longitud en la suspensión del Renault 4

En 1961, un pequeño vehículo utilitario fue presentado en el Salón de Frankfurt, el cual con el paso de los años se convertiría en un ícono del automovilismo. El Renault 4, conocido popularmente como el ‘4 latas’, ha sido objeto de numerosos escritos. Sin embargo, siempre hay historias que permanecen desconocidas, incluso muchas décadas después. Esta es la explicación de por qué la suspensión del Renault 4 presentaba una longitud mayor en un lado que en el otro.

Los orígenes del R4 se remontan a mucho antes de su presentación en 1961

Justo antes de que se desatara la Segunda Guerra Mundial con la invasión de Polonia por parte de Hitler. Según relata Mark Bradbury en su libro Renault 4, Louis Renault visitó la Alemania nazi, donde tuvo la oportunidad de ver el KDF Wagen, el automóvil que posteriormente se convertiría en el Volkswagen Escarabajo. Impresionado por este vehículo diseñado por Ferdinand Porsche, se propuso crear algo similar. Así nació el 4CV, que fue desarrollado en secreto durante la ocupación nazi de Francia.

Durante la guerra, Renault, al igual que otras compañías de diversos sectores, se dedicó a la producción bélica. Después de la liberación de París en 1944, Louis Renault fue acusado de colaboracionista y encarcelado, falleciendo ese mismo año en una residencia de ancianos mientras esperaba ser juzgado.

En 1946, Charles de Gaulle nacionalizó Renault y designó a Pierre Lachefauex, un héroe de la resistencia, como director. Lachefauex consideró necesario crear un medio de transporte asequible para la población de la posguerra, y así surgió el 4CV.

El Renault 4CV tuvo un gran éxito y cumplió su propósito. Sin embargo, a mediados de los años 50, con una Francia completamente diferente a la de la posguerra, las necesidades de los franceses cambiaron. Fue entonces cuando el sucesor de Lachefauex, Pierre Dreyfus, consideró que Renault necesitaba un vehículo más contemporáneo. Y así comenzó a gestarse el Renault 4.

Un automóvil moderno con énfasis en el espacio

suspensión Renault 4

Dreyfus mencionó que el nuevo modelo debía ser como unos vaqueros: práctico, pero con estilo, versátil y para todos. Sin duda, la referencia a seguir, tanto para él como para los ingenieros de Renault, fue el Citroën 2CV.

Diseñado para las poblaciones rurales, el 2CV era un vehículo muy sencillo y básico, con un motor de dos cilindros refrigerado por aire que solo ofrecía 9 CV en su versión original de 1948. El R4 debía ser mucho más moderno, especialmente en lo que respecta a la tracción delantera.

Según Bradbury, la petición de Dreyfus a sus ingenieros fue la siguiente:

«¡Dadme espacio! Quiero un todoterreno con ruedas, una bolsa de viaje que pueda ir a cualquier parte sin avergonzarse».

Esta necesidad de espacio en un envoltorio compacto define al R4. Para reducir costos, Renault tomó el motor del 4CV y lo situó en la parte delantera del automóvil.

De forma inusual, la caja de cambios fue ubicada delante del motor. A pesar de considerar inicialmente utilizar la misma unidad que la del 4CV, resultó demasiado grande para colocarla en la parte frontal. Posteriormente, se desarrolló una nueva unidad más compacta, siguiendo una disposición similar a la del Citroën Traction Avant de la década de 1930.

Esta disposición llevó al desarrollo de una de las características más destacadas del R4: la palanca de cambios situada en el salpicadero. Se trató de una caja de cambios muy sencilla, con tan solo una varilla que atravesaba por encima del motor y descendía hasta la transmisión. Inicialmente, los primeros R4 contaban con solo tres velocidades, que más tarde se incrementaron a cuatro.

La explicación de por qué la suspensión del Renault 4 presentaba una longitud mayor en un lado que en el otro

suspensión Renault 4

Sin embargo, en el Renault 4 llamaba la atención la particularidad de sus suspensiones, las cuales eran independientes en cada rueda. En la sección delantera, contaba con doble sistema de trapecios y muelles de barra de torsión, mientras que en la parte trasera usaba brazos oscilantes y barras de torsión. Para minimizar la interferencia en el habitáculo, las barras se instalaban una frente a la otra, resultando en una ligera diferencia en la distancia entre ejes entre el lado derecho y el izquierdo del coche.

La suspensión, poco convencional para su época, no requería engrasadores, lo que facilitaba enormemente la experiencia de manejo. A pesar de esta configuración que hoy nos parecería muy extraña, los ingenieros no detectaron ningún problema relacionado con el confort después de realizar miles de kilómetros de pruebas. El Renault 4 se destacaba por ser un coche sumamente cómodo, característica común en los vehículos franceses de esa época, ya que las carreteras en Francia no estaban en tan buen estado como en la actualidad. Por esta razón, los coches franceses solían ofrecer suspensiones más suaves.

El Renault 4 es una leyenda en el mundo automovilístico que celebró su 60º aniversario hace dos años. La marca francesa conmemoró este hito con numerosos eventos y prototipos, como el Air4 Concept. Tal fue su éxito que se mantuvo en producción hasta 1994 y logró una impresionante suma de ocho millones de unidades vendidas. Aunque no fue el primer automóvil utilitario de la historia, sí popularizó este concepto. Además, fue el pionero en contar con un depósito de expansión de refrigerante, eliminando así la posibilidad de pérdidas y reduciendo la necesidad de recargas.

To Top