Mas

Renault Twingo Williams: el Twingo más feroz que nunca llegó a producción

A pesar de que Renault es una marca con un enfoque más conservador, tiene una extensa historia en el ámbito deportivo y la competición. A lo largo de los años, la compañía francesa ha desarrollado numerosas versiones deportivas de automóviles utilitarios y compactos. Ejemplos de esto incluyen el 4 CV, Dauphine o R8, así como el famoso Renault 5 Turbo. En la década de los 90, la marca se aventuró en un ambicioso proyecto que, desafortunadamente, no se concretó: el Renautl Twingo Williams.

En ocasiones, transcurre un largo tiempo antes de conocer un proyecto que, al final, no ve la luz. El caso de este Twingo Williams es un claro ejemplo. Se debe remontar hasta 1993, y es inevitable que algunos piensen en el Renault Clio Williams. Este Twingo guarda cierta relación.

Renault Twingo Williams: el Twingo más feroz que nunca llegó a producción

Renault Twingo Williams

Nunca es tarde si la acción es positiva. Renault lo sabe y ha esperado al 30 aniversario de su popular utilitario para revelar un prototipo que había permanecido guardado. Lo ha presentado en el Rétromobile de París de este año y, la verdad, hubiera sido estupendo que hubiera visto la luz.

Como mencionamos anteriormente, Renault tiene una extensa historia en la fabricación de vehículos deportivos. No en vano, fue la primera marca en organizar competiciones monomarca con automóviles prácticamente sin modificaciones. En aquellos años 90, Renault estaba experimentando un buen momento. El Clio estaba siendo un gran éxito de ventas, especialmente la versión Williams, que superó todas las expectativas.

En 1992, la compañía lanzó el Twingo, un automóvil utilitario con un enfoque que podría ser considerado como clásico, ya que se basaba en el enfoque de Alec Issigonis para el Mini en 1959. Es decir, colocar los ejes con la máxima separación posible para ganar más espacio en el interior. De esta forma, además de espacio, lograba un comportamiento dinámico muy efectivo. Y al igual que el Mini tenía la versión de John Cooper, que compitió en el Rally de Montecarlo, en Renault imaginaron que podrían desarrollar una variante deportiva del Twingo.

La mecánica del Renault Clio Williams

Renault Twingo Williams

La base para esto ya estaba presente, gracias a la colaboración con Williams. Esta colaboración había dado como resultado el motor de cuatro cilindros y 2.0 litros del Clio, que generaba 150 CV. Por lo tanto, a lo largo de 1993, en Renault trabajaron en la creación de un Twingo Williams que, de haber llegado a las calles, se habría convertido en un referente en el ámbito de los automóviles deportivos urbanos.

El desafío radicaba en incorporar el motor del Clio Williams en el Twingo. Sin embargo, se solucionó sin dificultades y sin la necesidad de modificar la disposición frontal transversal. A pesar de ello, la culata y el colector de admisión se ajustaban perfectamente a la carrocería, generando un sonido empíreo. Para controlar los 150 CV y 200 Nm de par, también se empleó la transmisión del Clio Williams. Sin embargo, surgió un inconveniente: limitaba el radio de giro. Esto impidió la producción del Twingo Williams como vehículo homologado.

Renault Twingo Williams

Además, Renault tampoco deseaba canibalizar las ventas del Clio, que en ese momento disfrutaban de muy buena salud. Por otra parte, aunque los ingenieros introdujeron refuerzos en el chasis y una jaula antivuelco de seguridad, la mecánica generaba demasiadas vibraciones que convertían el Twingo Williams en un proyecto inviable. Hubo que aguardar hasta la segunda generación del modelo, en 2007, para observar una versión más potente, denominada RS, con un 1.6 litros atmosférico de 133 CV, que aceleraba de 0 a 100 km/h en 8,7 segundos.

To Top